En Teverga los poemas y canciones vencieron al mal tiempo


LOS POEMAS Y CANCIONES VENCIERON AL MAL TIEMPO

Las previsiones meteorológicas para el último tramo de la tarde-noche de ayer no se equivocaron, pues, la lluvia hizo acto de presencia, incluso, en algunos momentos con bastante intensidad. Afortunadamente, los organizadores del recital, sobre las 19.30 h. tomaron la acertada decisión de trasladar todas las sillas a los soportales del claustro, a dos de las brazos del mismo, donde, el público asistente quedaba a resguardo del mal tiempo, ofreciéndose el recital desde el vértice del ángulo recto que formaban los mismos, sirviendo, simultáneamente, como banco de pruebas para, en un futuro, seguir programando nuevas actividades en los mismos, siempre y cuando el mal tiempo impida desarrollar la actividad en el patio del claustro.

Pese a todo, el recinto lucía, en la noche tevergana, bellísimamente iluminado por varios cientos de candelas que le daban al recinto un tono íntimo y adecuado para el bello recital que se iba a ofrecer, y al que, el público respondió llenando prácticamente el recinto.


Las primeras palabras que se pronunciaron fueron para felicitar a la Comunidad Vecinal de Teverga por el galardón obtenido, “Pueblo Ejemplar 2013”, otorgado por la Fundación Príncipe de Asturias, que fueron acogidas con un sonoro aplauso por parte de todos los asistentes. El alcalde, Belarmino Álvarez, allí presente, impulsor, junto a su concejala de cultura, Susana Fernández, de estas “Noches en Vela” teverganas, estaba radiante de felicidad. A partir de ese momento, el recital, “Hermanos”, se puso en marcha. Los poemas de de autores hispanoamericanos de tanto prestigio como J. Santos Chocano, Pablo Neruda, Mario Benedetti, Gioconda Belli, José Martí, Oliverio Girondo, Nicolás Guillén, Nicanor Parra, Andrés Eloy Blanco, Jorge Luis Borges, César Vallejo, Alfonsina Storni y Óscar Hahn, fueron desgranándose sobre el escenario improvisado. Felipe Prieto, Joaquín de la Buelga y Cristina Rudolph, imprimieron, a cada uno de ellos, su siempre acertado sello personal. Las canciones que se interpretaron, entre poemas, corrieron a cargo de Rodrigo Alperi y la antes citada Cristina, ambos estuvieron acertadísimos. Canciones tan inolvidables como, “Canto la poesía de mis compañeros”, “No me llames extranjero”, “Gracias a la vida”, “Volver a los 17” o “Canción con todos” sonaron en claustro tevergano como hacía mucho que no las escuchábamos. Cristina, vestida con un preciosísimo poncho que, según nos contó, le había llegado de Argentina, nos recordó a cantantes tan prestigiosas como Mercedes Sosa o Violeta Parra. A la guitarra estuvo, acompañando, como en el anterior recital, Rodrigo Alperi, quien, pese a su juventud, ya tiene rasgos de veterano, por su saber estar en el escenario. También nos ofreció bellísimas canciones inspiradas en poemas de los grandes autores hispanos, Como Rubén Dario, Neruda, Storni, que, musicara, en su día, nuestro admirado Paco Ibáñez.


Fueron unas treinta interpretaciones, un recital, largo, completo, que, pese a todo, transcurrió, casi, casi, sin que el público presente se enterara. Al final, una hora y media u hora y tres cuartos de actuación, sirvieron para que, de la mano de la música, la poesía y la canción, público e intérpretes gozaran con la belleza y el sentimiento de tantas palabras como allí se pronunciaron, consiguiendo, creo no equivocarme al afirmarlo así, conmover a todos los espectadores presentes, a la vez que se nutría el manantial inagotable de su espíritu.


Esta I Edición de las “Noches en Vela” de Teverga, llevada a cabo con modestia, pero, con gran ilusión, ha sido un magnífico experimento para posteriores ediciones, pues, el marco es más que adecuado, podría decirse que, idóneo, para desarrollar actividades culturales de calidad durante los meses de verano, complementando y reforzando la oferta turística que se ofrece a todos los visitantes. Para “La Caravana del Verso” queda el placer y el honor de haber sido los pioneros en la puesta en marcha del ciclo y el gran número de amigos que hemos dejado en este incomparable concejo asturiano. Mino Álvarez y su mujer, Susana Fernández, Enrique A. Moro, Pepe Calzón, Rosa Fuenteseca, Montse y Paco, Manuela, Capín, Ana y Gelu, etc., etc., para los que enviamos un fuerte abrazo y nuestro agradecimiento por vuestro incondicional apoyo, nos habéis hecho, de verdad, sentirnos teverganos. Si no hay nada que lo impida, contando con la aquiescencia del párroco, volveremos en la Semana Santa del 2014, con una renovada versión de “Versos del Alma”.


¡Hasta siempre, Teverga, y muchas gracias!