Espíritu "Barraco" en el XIII Filandón Hotel Somiedo

Rafa Lorenzo y Joaquín de la Buelga con Naciu y Enma

Una soleada tarde en  Valle de Lago (Somiedo)


Comentaba ayer mi compañero y gran artista Rafa Lorenzo, que nuestra intervención en el XIII Filandón que, dedicado a "Los Vaqueiros d´Alzada", organizaban un sábado más (únicamente interrumpidos este año por las duras condiciones climatológicas), en el Hotel Somiedo, en Valle de Lago (Somiedo), sus propietarios, Mari y Naciu, era una manera de recuperar el espíritu "BARRACO", aquel que presidía la legendaria compañía de teatro universitario que lideraba, entre otros, Federico García Lorca, y era cierto, así nos sentíamos interiormente los dos.

La bellísima aldea de la montaña asturiana nos acogió con una tarde de sol espléndida, como queriendo darnos lo mejor de sí misma. Ya se encontraba allí una de las invitadas principales, la estrella del mismo, Isolina Berdasco, una vaqueira auténtica, de El L.lamardal, acompañada de algunos familiares, con quienes compartimos un rato de tertulia al aire libre, hasta la hora de la merienda-cena que nos prepararon, Mari y Naciu, con ricos productos de la zona. 

A las 9.30 de la noche, con la asistencia de vecinos y visitantes, algunos de ellos procedentes de otras regiones españolas, Rafa Lorenzo dio inicio al mismo, interpretando distintos temas vaqueiros, no en vano, Rafa, también es conocido como "El Canto de la Braña", que los asistentes premiaron con sonoros aplausos. 

A él, le sucedía Joaquín de la Buelga, quien, recitó distintos poemas, y algún cuento y monólogo de Basilio Garrido, natural de Mieldes (Cangas del Narcea), otros de Nené Losada, de Alfonso Camín, etc. Más tarde, fue Isolina, la vaqueira, quien, respondió a las preguntas de Naciu, contándonos pequeños y divertidos retazos de la vida vaqueira. 

El empeño de los promotores de los filandones está consiguiendo sus objetivos, pues, a tenor de lo visto, la recuperación del ambiente que presidía los mismos, es un hecho. Los visitantes que, casualmente, asistieron al mismo, marcharon encantados del ambiente vivido. 

Sería muy de desear que, iniciativas como la presente, se extendieran por todos los rincones de Asturias, pues sería una manera, natural y además enormemente económica, de potenciar y mantener viva la tradición cultural asturiana, por ello creo que es de justicia agradecer a esta pareja su esfuerzo y animarles a que perseveren en el mismo, que no decaigan, que están en el buen camino, pues lo que están haciendo, les distingue enormemente. 

¡ Hasta siempre, amigas y amigos de Valle de Lago, os llevamos en el corazón!