Territorio de la ausencia XI, de Ramón García Mateos


XI

Hoy estoy seguro que descubrí la vida en las palabras
de aquellos hombres que hablaban a la puerta
de la taberna con anchas sílabas de tierra. Solemnemente
hablaban del trigo y de la lluvia, del vino y la cosecha.
Sus palabras -ya mías- quedan enel recuerdo como
paloma de luz en un revuelo.

Yo hice el mundo en mi lengua castellana
y aprendí el nombre exacto de las cosas
-madre, tierra, silencio,
hermano y companía-,
supe entonces que sólo las palabras
eran de cuanto existe la medida.
El mundo se hizo en mí
a fuerza de palabras
y el verbo transformado en realidades
fue de pronto madera,
canción y sentimiento.
Nada quedaba fuera de los nombres,
las plantas se nombraban una a una,
los pájaros, el fruto de los árbolees,
el nombre conseguido de los nombres.
Supe entonces que todo era ya mío,
que nada se escapaba a la palabra,
era entonces mi mundo
de luz y de esperanza.


c) RAMÓN GARCÍA MATEOS
De: Triste es el territorio de la ausencia, 1998
También en:
Rumor de agua redonda (Antología 1998-2010), 2010


Recita: Joaquín de la Buelga
Selección musical: Joaquín de la Buelga
Edición: Alejandra Moglia