El reflejo del alma, de Mónica Gudiño



Es invierno en muchas almas
que sin nieve se hace eterno.
Yo percibo tensa calma
¿será el frío del infierno?
Hay un manto de tristeza
que ha bañado corazones.
Le dan nombre de pobreza
asesina de ilusiones.
Y con vendas en los ojos
caminamos sin mirarnos.
Nuestras almas son despojos
que gravitan sin hallarnos.
Primavera, fuiste un sueño.
Sepultamos a tus flores.
Todo es gris, ya no hay colores
el inverno es nuestro dueño.
Son los pasos del futuro
que de sangre se han manchado.
Es el tiempo más oscuro
que el presente ha sentenciado.
Ya no hay aves en el cielo
si el volar es imposible
somos cerdos en el suelo
de avaricia indiscutible.
Hombres todos responsables
nadie escapa a la perfidia.
Habrá vidas desechables
mientras actuemos con desidia.
Nuestro mundo ha olvidado
de mirarse en el espejo.
Cada niño desahuciado
de nuestra alma es el reflejo.



(C) Mónica Gudiño
Recita: Joaquín De la Buelga.
Selección musical: JBP
Edición: Mónica Gudiño
LA CARAVANA DEL VERSO
MMXI
< >