Si yo fuera torero, de Alfonso Camín. Recita Joaquín De la Buelga


Si yo fuera torero
brindaría por ti de esta manera:
por la mujer que quiero;
por ser esa majestad y maravilla
de luna, de mujer y primavera,
que abraza con los ojos la mantilla
y aroma con un nardo la barrera.
Por la que tiembla cuando sale el toro,
estruja entre sus manos los claveles,
lleva al pecho palomas en azoro
y se le anida al corazón la pena;
prefiere mi quietud a mis laureles,
no escucha los aplausos en la arena;
y al acabar la fiesta, cuando pasa
primaveral y airosa, entre la gente,
lleva desde el tendido hasta la casa,
los labios de reír como una fuente,
los ojos de llorar, como una brasa…..

Alfonso Camín