El rayo eterno, no cesó: El Comercio

El rayo, eterno, no cesó
El recital multidisciplinar 'Barro' cierra con aplausos los actos de homenaje a Miguel Hernández en su centenario


28.10.10 - 03:07 - RAFA BALBUENA | AVILÉS.

La música, la danza y la poesía se dieron cita ayer sobre el escenario de la Casa de Cultura, por medio del espectáculo 'Barro', con el que la compañía la Caravana del Verso rinde homenaje a Miguel Hernández en el centenario de su nacimiento.

La propuesta cerró con broche de oro un mes en el que la Sociedad Económica de Amigos del País ha celebrado la efeméride con un programa de actos sobre el autor de 'El rayo que no cesa', consistente en varias conferencias de expertos, una exposición de piezas bibliográficas y fotografías del poeta y la edición del libro 'Aunque tú no estás', que fue regalado a los asistentes al recital de ayer. 

La respuesta del público fue «excelente», en palabras del secretario de Amigos del País, Armando Arias, que no ocultaba su satisfacción al ver cómo se abría la parte trasera de la platea para acoger el creciente fluir de espectadores al filo del comienzo de la función. Así, tras la introducción protagonizada por la bailarina Sandra Risueño y la guitarrista y cantante Laína Cores, a ritmo de 'Si se calla el cantor' de Horacio Guarany, la hora y media que siguió hizo aplaudir y emocionarse a los asistentes. No en vano la voz profunda de Felipe Prieto, declamando 'Me llamo barro aunque Miguel me llame' o 'Carla', se daba el contrapunto con la de Joaquín de la Buelga, trémula y sentida al entonar 'Me tiraste un limón y tan amargo' o 'El niño yuntero' o las 'Nanas de la cebolla', con las que se dejaron sentir las lágrimas de aquellos que siguen identificados con la poesía musical y melancólica del poeta de Orihuela, «un pastor literato o un literato a secas, pero siempre sublime», según expuso de De la Buelga a la hora de presentar a sus compañeros de escenario.

Intercalando versos, danza, piezas grabadas de Paco de Lucía y arpegios en directo de manos de Cores y del cantautor Rafa Lorenzo, 'Barro' consiguió 'manchar' de lirismo y emoción a la concurrencia y a los propios intérpretes del espectáculo. Miguel Hernández sólo cumplió 31 años de vida, pero su obra, intensa y profunda, ya es eterna.
< >